martes, marzo 01, 2011

Cuáles son los pros y los contras de las inyecciones anticonceptivas?

inyecciones anticonceptivas

La administración de anticonceptivos inyectables, es un método anticonceptivo hormonal administrado cada tres meses, tiene muchos aspectos positivos y negativos. En primer lugar, puede prevenir el embarazo. Las inyecciones son también una forma de mantenimiento relativamente bajo de control de la natalidad, se puede utilizar durante la lactancia, y puede reducir el riesgo de algunos problemas de salud. La administración de anticonceptivos inyectables no puede, sin embargo, utilizarse para las personas con cáncer de mama, problemas de coagulación de la sangre, o enfermedad hepática. Pueden causar una pérdida irreversible de la densidad ósea, aumentando así el riesgo propio de la osteoporosis, así como provocar algunos efectos secundarios. Estas inyecciones tampoco protegen contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y no se recomiendan para mujeres que desean quedar embarazada dentro de dos a tres años.


Según investigaciones, las inyecciones anticonceptivas pueden prevenir el embarazo en un porcentaje del 97%, siempre y cuando se inyecten cada tres meses. Los estudios han demostrado que sólo tres de cada 100 mujeres que utilizan anticonceptivos inyectables como su principal forma de control de la natalidad han quedado embarazadas dentro del primer año. Una inyección depende de la hormona progestina para suprimir la ovulación y espesar el moco cervical para impedir que el esperma fertilice los espermatozoides.

A diferencia de los métodos de control a base de estrógenos, las inyecciones anticonceptivas a base de progestina son compatibles con la lactancia materna. Los estudios han demostrado que el estrógeno inhibe la producción de leche, mientras que la progestina no.
Las inyecciones anticonceptivas han demostrado reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer uterino hasta en un 80%. Los estudios también han demostrado que reducen el desarrollo de los fibromas uterinos y en algunos casos reducen los fibromas existentes. Las inyecciones también pueden reducir el riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria pélvica.

Cuando se usa durante más de dos años, sobre todo por las mujeres con antecedentes familiares de osteoporosis, las inyecciones anticonceptivas pueden reducir significativamente la densidad ósea de algunas mujeres. Esto puede causar problemas de salud más adelante, causando dolor en los huesos, artritis y dolor de espalda y cuello, así como las pausas frecuentes en los huesos. Como resultado, las inyecciones de anticonceptivos no están normalmente recomendadas para usarlas a largo plazo.

Este método de control de la natalidad puede causar algunos efectos secundarios no deseados en algunas mujeres, incluyendo el aumento de peso, períodos irregulares, mareos, fatiga y pérdida del cabello. En algunos casos, también puede causar depresión. Al igual que con todos los métodos anticonceptivos hormonales, estas inyecciones no protegen sobre el contagio de cualquier ETS. Por lo tanto, se recomienda el uso del condón en conjunto con las inyecciones si la mujer no se encuentra en una relación estable por tiempos prolongados.

Estas inyecciones garantizan su protección total luego de la primera inyección y es efectiva siempre y cuando las vacunas se administren de forma rutinaria. Una vez que se suspenda la inyección puede tarar por lo menos diez meses y en algunos casos hasta tres años para estabilizar la fertilidad de la mujer. Para las mujeres que planean quedar embarazadas en poco tiempo, es recomendable otro método anticonceptivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes