lunes, noviembre 08, 2010

Cuidado de una persona con Síndrome del Ocaso

Cuidado de una persona con Síndrome del Ocaso

Como un factor que a veces acompaña a la demencia y la enfermedad de Alzheimer, el síndrome del ocaso puede tomar un peaje enorme en los recursos tanto del paciente y como de quien lo esta cuidando. Muchos de los síntomas del sindrome del ocaso que incluyen agitación extrema, confusión repentina, y hasta alucinaciones, el cuidando de alguien con esta enfermedad requiere una vigilancia constante y la aplicación de varias técnicas comunes. Éstos son algunos de los ejemplos de cómo se puede prestar una atención eficaz y compasiva a una persona con el Síndrome del Ocaso.

Establecer una rutina para el día es muy importante en el cuidado de una persona con Síndrome del Ocaso. Aunque un poco repetitiva, la seguridad y el confort que se encuentran en el movimiento a través de un curso predecible de acciones pueden ayudar a minimizar el malestar y la ansiedad que el paciente experimenta cuando la mente de repente parece perder de vista y este no sabe lo que está sucediendo. Dado que las acciones para el día son como las de otros días, a veces son más fáciles de volver a caer en el flujo del día con menos temor o ansiedad. Como extra, el médico puede utilizar los pasos repetitivos de la rutina para hacer un seguimiento de qué tan bien funciona el paciente en general.

Mantener la calma es muy importante cuando se trata de alguien que sufre con el síndrome del Ocaso. A menudo, la agitación se aparece repentinamente y puede dar lugar a los gritos, el uso de lenguaje fuerte e incluso acciones violentas. Al hacer preguntas directas sobre el origen de la agitación en un tono calmado y medido, el médico puede ayudar a que el paciente comience a moverse más allá de la agitación y evitar lastimarse a sí mismo ó a otros en las inmediaciones.

El ejercicio de la paciencia es también muy importante. Dependiendo de cómo se manifiesta la condición, el médico puede encontrar que el paciente cierre el talón, no muy diferente de un niño pequeño o una mascota. En otros casos, el paciente puede presentar una tendencia a vagar, por lo que es necesario para quien cuida del paciente localizarlo rápidamente. En otras ocasiones, el médico puede tener que caminar con paciencia a través de una alucinación con el paciente en lugar de irritarse y tratar de usar la lógica para encajar la persona de vuelta a la realidad.

Satisfacer las necesidades básicas del paciente es otra manera de ayudar a manejar y aliviar algunas de las molestias asociadas con el síndrome del Ocaso. Asegúrese de que el paciente reciba la luz del sol de la mañana, ya que esto ayuda a mantener el reloj interno. Mantenga limpia la ropa a mano y suavemente fomentar una buena higiene personal. Las comidas nutritivas que se presentan en el tiempo también ayuda en ayudar a mantener al paciente cómodo y relativamente seguro. No se olvide de asegurarse de que la cama es cómoda, por lo que la posibilidad de retirarse por la noche o tomar una siesta en la tarde es atractiva.

De manera indirecta, una de las mejores maneras de cuidar a alguien con Síndrome del Ocaso es tomar también el buen cuidado de ti mismo. Esto significa asegurarse de que usted haga ejercicio regularmente, comer adecuadamente, y obtener una cantidad suficiente de descanso. Si lo hace, hará que sea más fácil de ejercitar la paciencia y hacer todas las pequeñas cosas necesarias para el cuidado de su paciente o un ser querido. Cuando sea posible, también se permiten salidas nocturnas con amigos o un momento de tranquilidad para usted, ya que esto también le ayudará a mantener una actitud positiva.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes